Una empresa estadounidense implanta chips en sus trabajadores

Una empresa estadounidense implantará en algunos de sus empleados unos microchips que les va a ayudar a agilizar tareas, como por ejemplo abrir puertas, acceder a ordenadores, hacer fotocopias, compartir información o pagar compras de máquinas expendedoras.

Unos 50 trabajadores de Three Square Market, compañía de software para máquinas expendedoras, se han ofrecido voluntarios para participar en esta iniciativa. Esta novedosa solución, la cual la compañía puso en marcha el 1 de agosto, consiste en implantar chips del tamaño de un grano de arroz entre el pulgar y el dedo índice del individuo.

Estos chips incorporan unos sensores que al ser escaneados permitirán a los empleados acceder a información en ordenadores u otros dispositivos, así como la posibilidad de poder pagar compras mediante tecnologías de identificación por radiofrecuencia. La compañía en todo momento ha asegurado que la implantación de estos chips en los trabajadores  es indolora y su uso es completamente legal, y que además no pondrán en peligro la privacidad de los mismos, ya que los datos almacenados en el chip estarán encriptados y no se podrán rastrear por GPS.

“Creemos que es una buena forma de avanzar en la innovación de la empresa (…) Los chips no emiten ninguna señal por sí mismos, tienen que ser leídos con cualquier objeto que tenga un lector de proximidad”, Todd Westby, Primer Ejecutivo de Three Square Market.