Receta de Cordon Bleu o Pechugas de Pollo rellenas de Jamón y Queso

Todo el mundo sabemos de la excelencia de las pechugas de pollo rellenas de jamón y queso (también conocidas como Cordon Bleu o San Jacobos), ya que no son unas simples pechugas empanadas. En su interior, guardan un relleno (y esto ya va en el gusto de cada uno) que hace la delicia de cualquier persona. Recordad que podéis utilizar el relleno que más os guste (yo por ejemplo me aventuraré dentro de poco a rellenarlas de champiñón), aunque en este caso utilizaremos jamón y queso.

Ingredientes para hacer Pechugas de Pollo rellenas de Jamón y Queso (para 1 persona):

  • 2 filetes de pechuga de pollo
  • 1 rodaja de jamón york
  • 2 lonchas de queso
  • Harina
  • 2 huevos
  • Pan rallado
  • Sal y pimienta
  • Aceite

Preparación:

  1. Tenemos que salpimentar los filetes de pollo. Los filetes finos los venden ya en cualquier supermercado envasados. Aun así, si vuestro propio carnicero os puede filetear una pechuga de pollo o tambíen puedes hacerlo tu mismo en casa.
  2. Hay que crear el relleno de las pechugas de pollo. Lo vamos a realizar de la siguiente manera. Primero pondremos una loncha de queso (podemos partir el queso por la mitad si el filete de pollo es largo y así cubrimos todo el filete), y después haremos lo mismo poniendo una loncha de jamón cocido encima (si quereis tambíen podéis partirla a la mitad). Ahora cubrimos de nuevo con otra loncha de queso y para finalizar hay que poner el otro filete de pollo que nos queda.
  3. Rebozar y empanar. Pasamos todo primero por harina, después por huevo batido, al cual previamente le habremos echado un poco de sal y finalmente por pan rallado. Cuando hayamos terminado de empanar todas las pechugas, las pondremos 10 minutos en el congelador o bien las metemos en la nevera durante 1 hora para que el empanado que hemos realizado se asiente bien.
  4. Freír. Hay que freírlas en abundante aceite hasta que estén bien doradas por fuera, de esta manera nos aseguraremos que está bien cocinado el pollo y el relleno. Para que no haya exceso de aceite, al terminar de freírlas las ponemos sobre un poco de papel de cocina para que absorba dicho aceite.