Los peligros del ‘Spinner’, el nuevo juguete de moda

Poco a poco vamos conociendo el spinner, el nuevo juguete de moda entre los más pequeños. Es una pieza de plástico o metal que rota sobre varios ejes y con un rodamiento central del que salen unos pequeños brazos con contrapesos que giran a gran velocidad. Solo cuesta 4 euros y se puede comprar cualquier quiosco o bazar chino. Aunque pueda padecer inofensivo, el pequeño juguete puede acarrear algunos peligros de los que hay que ser conscientes. Aquí puedes ver algunos modelos de ellos.

Antes de nada, sentido común. Sólamente hay que ser precavidos en esta vida,… y si nuestro hijo es demasiado pequeño para jugar con un juguete de estas características, pues que mejor que estar con él jugando y que no pueda ocurrir ningún percance. Vuelvo a repetir, sentido común.

Ponemos el ejemplo de Molly, una mujer australiana que fue testigo de como su hijo casi pierde un ojo por este ‘juguete’:

“Tiró el Spinner hacía arriba, no lo logró coger y cuando cayó le cortó el rabillo del ojo. Tuvo mucha suerte de no perder la vista por no hablar de su globo ocular”  explicó en unas declaraciones.

Las consecuencias no han sido fatales, pero el pequeño Isaac se ha quedado con varias cicatrices en el ojo que hacen que tenga que girar la cabeza para poder ver bien a los lados.

Catherine Bettinger inventó este juguete para distraer a su hija y después comenzó a utilizarse para liberar energía con niños hiperactivos o autistas.

El problema es que dependiendo del modelo con el que jueguen los niños, puede ser peligroso, y se está empezando a prohibir en algunas escuelas. “Tal vez las escuelas necesitan encontrar un equilibrio. El hecho de que un elemento se convierta de repente en una moda no significa necesariamente que deba perder su valor terapéutico”.

También hay que tener en cuenta los rodamientos que utiliza o las piezas pequeñas de las que se compone (y se desarma con facilidad),  ya que cualquier niño de una edad pequeña puede que se lo lleve a la boca y se lo trague. O también tener en cuenta el diseño del modelo, ya que algunos no son de bordes redondeados y pueden provocar algún susto.

Lo dicho, sentido común a la hora de comprar juguetes a nuestros hijos, y a jugar con ellos!!!