Las 7 cosas que jamás debes hacerle a un bebé

Ser madre es una de las experiencias más hermosas y satisfactorias que existen, pero es también una experiencia cansada y complicada en muchos sentidos; y es que nadie nace sabiendo como serlo.

El constante bombardeo de consejos que una mamá, ya sea primeriza o no, recibe sobre el cuidado de sus hijos puede ser abrumador, lo es más aún cuando son bebés. Hay que saber tomar las opiniones como lo que son, opiniones. Lo que a una madre le funcionó con su bebé podría no funcionar para ti, cada bebé es distinto, pero sus necesidades básicas son las mismas conforme va creciendo y desarrollándose adecuadamente.

Con esto no estamos diciendo que es sencillo, pero con un poco de práctica y un poco de ayuda extra seguramente te irá bien. Es por eso que a continuación te presentamos 8 cosas básicas que no debes hacer nunca con tu bebé. Toma nota.

1. Ignorarlo

Los bebés no lloran por rabia. Nada más alejado de la realidad, el llanto es el único medio de comunicación que conocen.

Es importante estar atentos y aprender a diferenciar un llanto de otro, ya que será distinto dependiendo de la necesidad. Puedes ayudarte también de las expresiones faciales de tu bebé para comprender porqué llora.

¿Te han dicho alguna vez que ignores a tu bebé, que ya se le pasará? Es muy probable que sí. El problema es que un niño que se siente ignorado se angustiará y lo expresará de la manera que mejor puede: llorando.

A nadie nos gusta ser ignorados, a los bebés tampoco. Se trata de un ser humano, uno pequeño, indefenso y totalmente dependiente de sus padres, pero un ser humano, uno que merece el mismo respeto que merecería cualquier adulto.

2. Dejar que llore hasta que se duerma

Esta frase, desgraciadamente muy común, está fuertemente relacionada con el punto anterior; un bebé no llora por gusto, recuerda que es su única forma de expresarse.

Quienes apoyan esta frase se escudan en argumentos como que tienen que aprender a dormir solos, a ser independientes, a manejar sus emociones y a calmarse. Si para un adulto puede ser difícil manejar sus emociones, ¿crees que es más sencillo para un bebé?

Durante el primer año luego del nacimiento los seres humanos desarrollamos el sentido de confianza en el mundo. Es por esto que cuando las necesidades del bebé no son satisfechas él no podrá aprender a confiar ni en las relaciones, ni en el mundo, ni en sí mismo.

Por si esto fuera poco, cuando el bebé está estresado libera cortisol, una hormona que ocasiona la muerte neuronal. La reactividad al estrés desordenado puede establecerse como un patrón de vida no solamente para el cerebro a través del sistema de respuesta al estrés, sino para el cuerpo a través de un nervio vago que afecta a múltiples sistemas.

3. Sacudirlo

Ya sea por juego o, peor aún, por frustración, jamás debes sacudir a tu bebé ni permitir que alguien más lo haga. Esto podría causar el llamado Síndrome del Bebé Sacudido, que es un traumatismo en el que el cerebro se desplaza hacia atrás y hacia adelante; puede causar ceguera, pérdida auditiva, trastornos del habla, hemorragias, retraso mental, daños en el cuello y la espina dorsal, e incluso la muerte.

4. “Se va a mal acostumbrar a los brazos”

Pasó los primeros nueve meses de su vida en el vientre materno, seguro y calientito. ¿A qué otra cosa debería acostumbrarse sino es a los brazos de su madre? Un bebé necesita sentirse seguro, y eso lo lograrás al tenerlo en tus brazos.

Hasta que un bebé cumpla 18 meses es indispensable que el niño sienta el afecto por medio del contacto cuerpo a cuerpo, esto fortalecerá los vínculos afectivos entre ustedes.

Este contacto es tan importante que una separación de apenas tres horas al día entre el bebé y su cuidador podría causar déficit de memoria. También reduce la actividad de los receptores de serotonina y oxitocina.

5. Pegarle al bebé

La violencia no es la solución ni la forma de enseñarle lo que es correcto y lo que no lo es. Nosotros como adultos tenemos la responsabilidad de guiarlo y enseñarle cariñosamente este nuevo mundo para ellos. Basta explicarles con una voz firme para que comprendan, recurrir a la violencia, ya sea física o verbal, no debería ser nunca una opción.

El ser violentos con ellos les enseña que se puede corregir a un ser querido por medio de la violencia porque es “por su bien”. Además te obedecerán por miedo a los golpes no porque hayan aprendido qué está bien y qué no.

6. Dormirlo boca abajo

La postura que más expertos recomiendan para evitar el Síndrome de Muerte súbita en los bebés es boca arriba. Antes era muy habitual acostar al niño boca abajo: se creía que de esta forma expulsaba mejor los gases y, si vomitaba, se evitaba su asfixia. Luego se comprobó que, por el contrario, eso no hacía más que aumentar el riesgo de asfixia.

7. Dejarlo sólo

A pesar de que algunos podrían llegar a decir que es bueno dejarlos solos para enseñarles a ser independientes, el resultado es totalmente contrario. Un bebé que es dejado sólo por grandes períodos de tiempo se convierte en una persona necesitada y con heridas emocionales; es muy probable que tenga una sensación de inseguridad toda la vida. El miedo y la angustia de estar solos lo expresarán llorando.

“Que no se duerma en brazos, que aprenda a dormir sin ayuda”

Los hábitos de sueño son aprendidos desde los primeros meses luego del nacimiento. Es bueno tranquilizar a los bebés en brazos antes de dormirlos en la cuna.

Es común que cuando un bebé despierte se sienta desprotegido y llore por esto, es de esta forma como transmiten su angustia y temor. Es importante ayudarlo a tranquilizarse, cantarle una canción,mecerlo, decirle palabras dulces y atender su llanto.

Con estos ocho puntos seguramente has aprendido más herramientas para poder llevar la maternidad, o paternidad, de manera más sencilla. Recuerda que nadie nace sabiendo ser padre y que un poco de ayuda no está de más. No temas acudir con un profesional si crees que es necesario. Comparte esta valiosa información con padres y madres y recuerda apoyarnos con un Me Gusta. Deja tu opinión en los comentarios.