Las 6 formas de durar más en la cama

Leemos infinidad de consejos destinados a mejorar nuestras habilidades en la cama y a, sobre todo, conseguir que las mujeres alcancen el clímax. Elegir la postura correcta y unos buenos preliminares son clave, pero hay un problema añadido que tienen que controlar ellos: la eyaculación demasiado pronta. Tal y como explica la psicoterapeuta sexual Vanessa Marin, “aguantar cinco minutos es un tiempo bastante estándar para la mayoría de los hombres”, lo que ocurre es que “ellas requieren alrededor de 20 minutos para tener un orgasmo”.

Un coito aceptable, no obstante, es aquel que dura de 10 a 13 minutos, de acuerdo a la investigación publicada en el ‘Journal of Sexual Medicine’. Si el hombre no llega, no hay de qué preocuparse: hay muchas cosas que se pueden hacer para que ellos tarden un poco más en alcanzar el clímax.

Masturbación previa

Es un truco muy común. Eyacular una o dos horas antes de mantener relaciones sexuales con ella puede retrasar la llegada del segundo clímax, asegura la experta en relaciones Jane Greer a ‘Cosmopolitan’. El hombre puede hacerlo solo antes de estar con ella o lo pueden resolver juntos antes de iniciar el coito.

Aprovechar período refractario

La terapeuta matrimonialista Lisa Thomas recomienda empezar el coito unos minutos después de que él haya eyaculado, ya que “muchos hombres experimentan menos sensibilidad durante la segunda erección”. Si a ella no le importa esperar unos pocos minutos (o volver de nuevo a las preliminares), esta es una buena opción, ya que tendrá mejores resultados en la segunda ronda.

Probar algo nuevo

Si una pareja lleva mucho tiempo manteniendo relaciones sexuales, es más que probable que siempre hagan lo mismo en la cama, lo que puede hacer que el cuerpo de él anticipe lo que va a venir, lo que hace que alcance el clímax antes de lo esperado. Por ello, los expertos recomiendan probar nuevas posiciones y sensaciones que le distraigan, ya que cuanto más incómodo y desconocido, mejor.

Darle a ‘pause’

Otro de los trucos está en detener la penetración. Si él siente que está a punto de llegar y para durante un minuto aproximadamente, lo más probable es que consiga retrasar el orgasmo. No obstante, hay que saber cuándo darle a ‘pause’, ya que, según asegura Ian Kerner, terapeuta sexual y autor de ‘She Comes First’ (William Morrow Paperbacks), “todo el mundo tiene un punto de no retorno donde la eyaculación es imposible de detener”.

Apretar

“Si estás teniendo sexo y tu pareja está a punto de llegar al clímax, aprieta su pene”, recomienda Chatel en ‘Bustle’. “Hay que aplicar una presión firme con el pulgar y el dedo índice y tratar de enfocar el movimiento sobre la uretra, el tubo que recorre la parte inferior del pene”, explica Kerner. Está técnica puede ayudar a retrasar el orgasmo masculino y disminuir momentáneamente la tensión sexual.

Aerosoles

Existen aerosoles con lidocaína específicamente dirigidos a retardar la eyaculación. Dichos productos se tienen que aplicar sobre el miembro unos minutos antes de entrar en acción. Los espray insensibilizan la zona sobre la que se pulverizan, rebajando la sensación. Esta práctica resulta controvertida y no todos los expertos la apoyan, ya que el objetivo primordial de un encuentro sexual debería ser el placer.