Las 15 costumbres sexuales más curiosas del mundo

Aunque no lo creáis, nuestro planeta es más grande de lo que creemos y son muchos los usos del sexo en las distintas comunidades y sociedades que existen.

En un mundo tan diverso en tipos de personas, creencias, posturas y formas de ver la vida, es interesante investigar sobre las costumbres sexuales, muchas de ellas raras y curiosas, que son parte de la cotidianidad en algunos países. Aquí tenéis unos ejemplos:

1. Sexo con animales

Empezamos con unos de los platos fuertes, la zoofilia. Aunque para muchas personas la zoofilia puede ser una atrocidad, en algunos países es legal (sí, aunque te parezca increíble). En Líbano es posible tener sexo con animales, eso sí, con una condición, que deben ser hembras, sino se puede castigar hasta con pena de muerte. En otros países donde no está penalizado el sexo con animales, o al menos no es delito, son Canadá (explícitamente debe de ser sin penetración), Estados Unidos (en 16 estados), España y Dinamarca. Incluso en los países islámicos se puede tener sexo con una oveja, pero lo que está prohibido es comerla después del episodio sexual.

2. Sexo fuera del matrimonio

Aunque en Irán y muchos otros países no es aceptable tener sexo antes de casarse o fuera del matrimonio, existe algo llamado casamiento temporal (sigheh), mediante el cual se paga un impuesto (que no tiene un coste muy alto) para legalizar esas ganas irrefrenables ante dios y la ley, es decir, pagas con dinero lo que estaría mal por tus creencias. Sin este “peaje” es muy difícil que a una pareja les dejen estar a solas en un hotel. Los hombres casados pueden contraer el sigheh con otras mujeres sin ningún tipo de problema y la cantidad de veces que ellos mismos quieran, eso sí, la mujer debe ser viuda o divorciada. Si está casada o soltera no cuenta para este tipo de unión temporal.

3. Sexo oral como rito

En Papúa Nueva Guinea y en algunas regiones de África central, practicar sexo oral a los hombres ancianos de la tribu es parte del ritual para que los chicos puedan convertirse en hombres. Dicha ceremonia de iniciación también implica tomarse el semen de los abuelos. Si los jóvenes no experimentan el ritual completo, no tendrán nunca la posibilidad de tener alguna relación con mujeres.

4. Préstamos de parejas

Quienes llegan de visita con una familia esquimal en Groenlandia o el Ártico, reciben un regalo muy particular. El hombre de la casa les ofrece a su esposa para pasar la noche. De no aceptar dicho acto de generosidad, los anfitriones pueden ofenderse mucho. Rechazar el regalo puede costar hasta la vida. Por su lado, en Mozambique es común que los amigos se presten sus parejas cuando hay dificultades de fertilización. Existen otras tribus africanas donde es acostumbrado que los hombres se roben entre sí a las mujeres durante el festival anual. Requisito: los hombres deben estar casados, con otra distinta a la que se roban por supuesto.

5. Todo queda en familia

Hay países árabes donde es habitual que tanto hombres como mujeres se casen con sus cuñados, suegros, nueras y yernos si éstos quedan viudos. Señal de mucha solidaridad. A su vez, la tribu australiana Aranda tiene la costumbre de compartir a la novia entre todos los familiares antes de la boda.

6. Entre chicas

En Botsuana, Namibia y Sudán se usa que las chicas tengan juegos sexuales entre ellas antes de probar con los hombres. Lo acostumbran a hacer así, por ejemplo, las mujeres kung del desierto del Kalahari. Además, ya casadas suelen tener amantes varones para seguir acumulando experiencia. En el desierto de Sudán, en las comunidades nuers y dinkas es legal que se casen entre mujeres; incluso si alguna tiene dinero suficiente para las dotes, puede tener varias esposas. En Benín también pueden contraer matrimonio entre mujeres.

7. Rechazo es ofensa

Hay etnias donde, por motivos religiosos, la propuesta de tener sexo no puede rechazarse y hacerlo incluso trae mala suerte. Así sucede con los semais en Malasia central y Borneo. Ni siquiera se aceptan gestos de negación ( puan) que frustren a la persona que hace la proposición. Cometer puan contra alguien puede convertirse en ofensa para el pueblo y tiene castigo sagrado.

8. Dolor físico

Son muchos los casos en los que los rituales sexuales implican dolor corporal. Varias tríbus del Amazonas, en Brasil, Bolivia, Paraguay y Guayana, acostumbran a cortar, punzar y tatuar los penes de los hombres para conseguir y satisfacer a más compañeras sexuales. El dolor hace que dichos individuos se enfaden tanto que mejoran su desempeño en la intimidad. En Australia, la ceremonia de iniciación de los hombres Mardudjara consiste en arrancarles un diente frontal y cortarles el prepucio que deben comerse luego; sólo así serán hombres recién nacidos.

9. No se aceptan vírgenes

El sexo es un tabú en el mundo árabe e incluso aún en muchos lugares de occidente, donde lo esperado es que las mujeres lleguen vírgenes al día de su boda. Sin embargo, en Guam y otras islas del Pacífico no se ve bien que las chicas lleguen inexpertas al matrimonio. Entre más experiencia, mejor, al punto que existen hombres dedicados a prestarles el servicio de su primera vez. En Madagascar tampoco es lo correcto que las mujeres pierdan su virginidad hasta la luna de miel.

10. Hombres suplen a mujeres

Los tahitianos no se complican la vida. Si quieren tener sexo pero no hay mujeres disponibles, recurren a una figura muy aceptada socialmente: el mahu. Se trata de un hombre homosexual, que viste, actúa y habla como mujer, pero que no tiene ningún contacto ni cercanía con mujeres. Funge como una solución de emergencia, incluso para los hombres heterosexuales. Por su parte, es común que los Sakalave de Madagascar hagan burla de quienes son puramente heterosexuales.

11. Orgasmo femenino es un deber

En Brasil, algunas mujeres han ganado demandas contras sus parejas porque no las han llevado al orgasmo. Inclusive, existe El Día Internacional del Orgasmo Femenino (8 de agosto), precursor en otros países. Esta conmemoración al placer de las mujeres surgió en 2006 en Espartina, Brasil, inaugurado por un dirigente político del pueblo para compensar a su esposa por tantos encuentros ausentes de orgasmos para ella. Así es que este día, los habitantes de este lugar deben esmerarse para hacer que sus mujeres queden más que satisfechas.

12. Sobre infidelidades y varias parejas

Las mujeres nepalesas pueden tener varios maridos (la poligamia femenina se llama poliandria). Esta costumbre también la viven en el Tíbet, la comunidad Toda de la India y los Cingaleses de Sri Lanka. Esta última comunidad practica la poliandria fraternal, es decir, que una mujer se puede casar con varios hombres que son hermanos entre sí. Por su parte, la poligamia es un uso extendido en muchos territorios entre los que están Afganistán, Argelia, Emiratos Árabes Unidos, Gabón, Gambia, India, Indonesia, Irak, Irán, Jordania, Kuwait, Senegal, Sierra Leona, etc. Igualmente, en algunas zonas mormonas de Estados Unidos y Canadá también es aceptada la poligamia.

En otros lugares se preocupan más bien por evitar la infidelidad. Los hombres de la tribu africana de los Bantúes ponen veneno en sus penes antes de sus encuentros sexuales, con la finalidad de hacer daño a los posibles amantes de sus mujeres. Y en Hong Kong es legal que una mujer engañada mate a su marido infiel, pero debe ser con sus propias manos. Mientras tanto, en Tanzania está socialmente asumida la idea de que la mujer va a tener varios amantes, es un secreto y todos colaboran para que el marido no se entere.

13. Besos prohibidos

Besarse en público está prohibido y es muy censurado en varios países asiáticos. Y las mujeres que pertenecen a la comunidad amazónica de los yanomamis no permiten nunca que sus compañeros las besen en la boca; al parecer les da mucho asco.

14. Ni hablar de desnudez

La Ley no permite que los musulmanes vean los genitales de otra persona, ni siquiera muerta, al punto que en Arabia Saudita y Bahrein, por ejemplo, el ginecólogo examina a sus pacientes a través del reflejo de un espejo. Asimismo, en Budapest y algunos estados de Estados Unidos se debe hacer el amor a oscuras. En las Islas Célebes, en Indonesia, los hombres se excitan al ver una rodilla y en China no está permitido ver los pies de las mujeres.

15. Sexo y ajedrez

Para cerrar con broche de oro, nada más curioso que el vínculo entre tener sexo y una partida de ajedrez. Pues en Estonia está completamente prohibido jugar ajedrez durante el acto sexual. Ellos sabrán el por qué de sus normas…