A qué edad encontramos nuestra media naranja

Normalmente la mayoría de las personas encuentra su pareja definitiva tras vivir varios fracasos amorosos y madurar. Nadie dijo que fuera una tarea fácil encontrar a nuestra media naranja ¿verdad?.

Las relaciones afectivas normalmente las vemos como un encaje perfecto entre dos personas. Desde que empezamos a sentir atracción por otra persona, siempre nos planteamos muchas preguntas, como si será la persona ideal para ti, si estás preparado/a para empezar dicha relación, o simplemente si es demasiado pronto.

Definición de “media naranja”

Hoy en día, definir qué es “media naranja” es complicado, ya que cada persona busca una serie de cualidades y aspectos muy concretos que realmente le causen expectación por dicha persona.

Pero puestos a intentar definirlo, nuestra media naranja es aquella persona que nos hace sentir de manera especial, única, que nos transmite amor y que nos aporta un valor añadido a nuestra vida,con la cual formamos una relación afectiva basada en ciertos compromisos.

Condiciones que definen “media naranja”

Las condiciones para que se produzca dicha relación afectiva se basan en las experiencias previas vividas, las expectativas creadas y el momento vital determinado en el que nos encontremos.

También influyen otros aspectos como las condiciones socioculturales o laborales, ya que todas las personas tenemos horarios diferentes en el trabajo, tiempo libre en diferentes días, etc.

Edad a la que encontramos a nuestra “media naranja”

Cómo ya habeis visto, esto de encontrar el amor hay veces que es muy complicado y que depende de muchísimos factores, ya que no existe una fórmula con el resultado exacto, pero es posible detectar patrones estadísticos generales.

Recientemente se hizo una muestra de diferentes sexos en la web Match, donde se realizó un estudio en el que se recopilaban datos sobre la vida amorosa de 6.000 personas.

Dicho experimento concluyó que la media de edad para encontrar nuestra media naranja se sitúa en los 27 años. También el mismo estudio encontró diferencias entre hombres y mujeres. En el caso de los hombres suelen estabilizar su vida amorosa a los 28 años, al contrario que las mujeres que lo hacen  a la edad de 25 años.