Los 7 juegos sexuales para llegar al placer máximo

Os presentamos esta vez unos juegos sexuales, muy muy ardientes y divertidos, con los cuales llegaréis al placer máximo y dejar la rutina a un lado, para que el aburrimiento a la hora de practicar sexo desaparezca.

1. Slow Sex

Este juego trata de jugar a que esté prohibido llegar al clímax. La finalidad normalmente es llegar al clímax, pero con este juego disfrutaréis el uno del otro durante más tiempo y os esmeraréis especialmente en el placer ajeno.

Para que se realice bien este juego, os recomendamos añadir una apuesta de por medio en la que el perdedor tenga que hacer algo por el otro, como cocinar durante toda la semana, una invitación a una cena romántica en un restaurante chulo, etc.

2. Los quince minutos

La dinámica de este juego es muy simple, uno debe permanecer de pie con las manos “pegadas” a la mesa y sin moverse durante 15 minutos. El otro tiene a disposición un cuarto de hora para convertir la inmovilidad de su pareja en la tortura más sexy del mundo.

3. Sin manos

Como bien pensabais, este juego erótico trata de no tocar con las manos a la otra persona. Si veis que no podeis controlar la tentación, podéis serviros de cuerdas o incluso de esposas. A partir de ese momento, empieza el juego. ¿Seréis capaces de llegar al orgasmo sin utilizar las manos?

4. El punto X

La dinámica es la misma que la de adivinar en qué número estás pensando, pero sustituyéndo la cifra por un lugar concreto de tu anatomía. Tu acompañante tendrá que besar cada recodo de tu piel hasta que adivine el sitio que tienes en mente. Aunque, claro, siempre se pueden hacer trampas y que el juego no pare aunque el otro lo haya averiguado ya.

5. La representación

¿Os gusta una escena erótica de un clásico del cine o de un vídeo para adultos que os atraiga especialmente a ambos? Pues este es vuestro juego, ¿por qué no probáis a copiar lo que hacen los actores en la pantalla?. ¡Diversión asegurada!

6. Strip-pong

Este es uno de los juegos más típicos en las fiestas universitarias americanas. Utiliza la mesa de tu salón como si fuera una tabla de ping-pong. Coloca 12 vasos de plástico con un poco de vino o cerveza dibujando dos triángulos en cada lado del campo.

Cada uno permanecerá en el borde opuesto de la mesa. Por turnos, tenéis que encestar una pelota de ping-pong en los vasos de vuestro amado rival. Cuando alguien consiga acertar el otro tendrá que beberse el contenido del vaso y quitarse una pieza de ropa. El que gane el juego tendrá el privilegio de pedirle un favor sexual al otro.

7. El abecedario

Las reglas son muy simples: utilizando su lengua, él tendrá que escribir cada letra del alfabeto en el clítoris de su acompañante. Parece difícil pero ya veréis como finalmente no lo es. Se puede jugar escribiendo mensajes secretos que ella tendrá después que descifrar, añadiendo un pequeño castigo en el caso de que no consiga dar con la solución.