Una invasión de abejas siembra el pánico en un pueblo cercano a Londres

En la localidad británica de Bishop Stortford, en Hertfordshire, cerca de Londres, no salen de su asombro. De pronto el cielo se nubló y un zumbido cambió el sonido de la ciudad. Era un impresionante enjambre de miles de abejas que sembraron de pánico a quienes las vieron o escucharon.

Algunos testigos cuentan que eran muchos miles de abejas y que ni siquiera se podía ver bien desde las ventanas por la cantidad de ellas que nublaban la visión.

“Aparecieron de la nada y no era fácil ni conducir el coche. Se agolpaban ante las ventas, en las fachadas de los edificios… la gente corrió a cerrar todas las puertas y ventanas aterrados de que pudiesen colarse y llenarlos de picaduras”

Unos noventa minutos duró la invasión de las abejas en este pueblo, Bishop Stortford, situado en la frontera con el condado de Essex. Una localidad de casi 35.000 habitantes que forma parte del área metropolitana de Londres.
Y aunque no ha habido que lamentar víctimas, el susto les va a durar mucho tiempo. Porque para ellos fue algo aterrador.

Las picaduras de las abejas no suelen tener más peligro que el dolor del momento y la incomodidad de los minutos posteriores. Ellas mueren cuando pican, y si no se es alérgico es mayor el miedo que tenemos a sus picaduras que el dolor real que provocan.

De momento se desconocen las causas y el peligro de que vuelva a ocurrir. Los expertos están estudiando el caso y no han hechos públicas ni sus conclusiones ni sus explicaciones.