Rubén, un bebé de 14 meses que necesita urgentemente un donante de médula

Gabriel Martínez y Raquel de Lucas, padres de Rubén, piden a la gente a través de mensaje de Whatsapp que se anime a donar médula. Necesitan encontrar un donante para su hijo antes de 10 meses.

“Para los que no nos conocen, somos una familia de Gijón con dos hijos. A nuestro pequeño Rubén, de 14 meses, después de un año bastante complicado de salud, le acaban de diagnosticar una enfermedad de las llamadas raras. El caso es que necesita un transplante de médula ósea para poder frenar los avances de esta enfermedad degenerativa. Se acaban de iniciar los trámites para buscar en el banco de donantes ya que su hermano era compatible pero no puede ser donante ya que es portador de la enfermedad, aunque no la manifiesta. La probabilidad de encontrar un donante aumenta cuantos más donantes haya, y es por ello que os escribimos“.

El pequeño padece una mucopolisacaridosis tipo 1 o síndrome de Hurler en grado severo. Consiste en una enfermedad rara que le impide producir una enzima. La única solución para que su cuerpo pueda tener reserva de la misma es con una nueva médula. Cada semana, Rubén debe someterse a una transfusión de la enzima que necesita. La operación semanal dura cuatro horas y permanece enganchado a la aguja que le inyecta la sustancia por la cabeza, al ser todavía muy pequeño, explica el diario asturiano.

Gabriel y Raquel explican que “para ser donante de médula hay que tener entre 18 y 55 años y supone que te saquen una muestra de sangre o saliva para pasar a formar parte del banco de donantes nacional, es decir, ya no solo por nuestro hijo, sino por cualquier otra persona que lo pueda necesitar; y hay muchas” y añaden que, “en caso de compatibilidad, se extraería una pequeña cantidad de médula mediante una punción en la cadera (con anestesia) o también mediante unos tipos de extracciones de sangre. Supone un día en tu vida. La muestra para entrar a formar parte del banco de donantes se puede extraer en cualquier centro de donación de sangre o en unidades móviles, especificando que es para médula”.

Rubén tiene un hermano de 4 años, Gabriel, que no puede donarle médula pues es portador de la misma enfermedad, aunque no la manifieste. Necesitan un donante compatible ajeno a la familia. De ahí la decisión de enviar el mensaje por la aplicación de mensajería y pedir ayuda públicamente, algo que no ha sido fácil para la familia. Rubén debe recibir el trasplante en los próximos diez meses, antes de que cumpla los dos años de vida.

En caso de no recibir la nueva médula, empeoraría enormemente la calidad de vida del pequeño, pues tendría que convivir con graves problemas de hueso, oído, vista e, incluso, sufriría retraso mental. Si consigue la médula estos efectos de su enfermedad se suavizarían en gran medida y tendría “una vida más digna”, según explica su padre, Gabriel.

Desde aquí les deseamos toda la suerte del mundo, y nosotros aportamos nuestro granito de arena difundiendo esta noticia. Seguro que entre todos logramos ayudar a Rubén.